SANTUARIO Y PARROQUIA NUESTRA SEÑORA DE LOURDES

Gruta y Basílica. Quinta Normal, Santiago de Chile.


Inicio > Mensaje de Lourdes > Tema Pastoral 2018


“HAGAN LO QUE ÉL LES DIGA”

Tema Pastoral Lourdes 2018

“Hagan lo que Él les diga”

Presentamos el tema pastoral del año 2018 para los peregrinos que concurren a los Santuarios de Nuestra Señora de Lourdes: “Hagan lo que Él les diga”. En Lourdes, en la Iglesia y con nuestros hermanos. El Mensaje de Lourdes ya lleva 160 años y sigue tan vigente como el Santo Evangelio.

EN LOURDES:

Lo que sucedió en Lourdes ha cumplido 160 años. Pero sigue siendo de actualidad, como el Evangelio. El Evangelio no data de hace dos mil años, está delante de nosotros, y no lo hemos alcanzado todavía. Tenemos que abrir nuestros corazones a la Buena Noticia y volvernos contemporáneos del Evangelio: Dios se acerca, el Reino de Dios está entre nosotros.

2018 puede ser la ocasión para volver a los orígenes, María y Bernardita, dos sencillas mujeres cuyo encuentro silencioso hace eco a la palabra eterna de amor que el ruido de nuestras vidas ajetreadas, de nuestras angustias y miedos, ya no nos permite percibir. Estaría bien descubrir de nuevo a aquella que es la primer testigo de Lourdes, rostro de María, y cirio pascual encendido por la luz del Espíritu Santo.

Después de la Virgen del Magníficat en el 2017 vamos a encontrar, este año, a la pequeña Bernardita. «¿Han visto a esta niña?» preguntaba Mons. Laurence a sus consejeros durante la investigación sobre la autenticidad del hecho de Lourdes. Ver a Bernardita y oírla, recibir la luz que brota del fondo del agujero negro de la roca, acoger ese silencio que permita escuchar la Palabra. Con Bernardita nos pondremos a la escucha de la Virgen del Silencio que nos acerca a la Palabra única de un Dios de Amor creador y salvador. El «mensaje» de Lourdes no es otro que la Buena Nueva anunciada a los pobres, y que les ha sido confiada.

EN LA IGLESIA:

2018 es una buena fecha para Lourdes y también lo es para la Iglesia. En octubre tendrá lugar el sínodo de los obispos sobre los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional. También, con los jóvenes, nos pondremos en camino hacia la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá en 2019. El papa Francisco ha querido trazar para esas Jornadas un camino mariano:

· 2017, hacer memoria, para acoger en la fe las gracias recibidas del Padre. El Señor hizo en mí
maravillas.

· 2018, tener valentía, para comprometernos en el presente al servicio de la caridad. No temas
porque has encontrado gracia ante Dios.

· 2019, tener confianza, parar mirar al futuro con esperanza. He aquí la esclava del Señor,
hágase en mí según tu Palabra.

La Iglesia, con María, dirige nuestra atención y nuestra oración hacia el mundo de los jóvenes. En Lourdes, María, «tan joven y pequeña como yo», dijo Bernardita, no se impone desde lo alto, sino que se aparece en el hueco de la tierra. Se hace catequista, ya que para eso vino Bernardita de Bartrès a Lourdes, en enero de 1858. El método que utiliza no es otro que el aconsejado por el Papa para llevar el Evangelio a las periferias del mundo de hoy.

· En primer lugar, acompañar, ponerse en camino juntos. «Escuchad lo que viene de vuestro corazón», propone el Santo Padre a los jóvenes en Cracovia en julio de 2016. «¿Qué buscáis?» pregunta Jesús a los dos discípulos que le siguen a la orilla del Jordán. «¿Quiere hacerme el favor de venir aquí?» Es el camino de una transformación que se abre para Bernardita, la promesa de una amistad, más allá de las satisfacciones superficiales de este mundo. Acepta en primer lugar tu pobreza... «No les queda vino», afirma María durante las bodas de Caná. Acepta tu pobreza, pero no renuncies a tu pasión. La afirmación de María va dirigida a Jesús. Entra tú también en esa gruta interior donde te está esperando alguien. Tu pobreza, tu insuficiencia, pueden ser, como la Gruta de Massabielle, el lugar de una presencia. ¡Escucha!

María en Caná, está atenta a las necesidades de los hombres; de hecho está a la escucha del designio de Dios que quiere reunirse a través de Jesús con la humanidad desheredada. María sabe que este mundo, sin Dios, no tiene sentido; Ella sabe que este mundo es el fruto de un amor y que está hecho para vivir de él; María sabe que este mundo, por el hombre, debe vivir de la Alianza con su Creador; María está a la escucha y se vuelve disponible. Ella pudo decir: «Hágase en mí según tu Palabra», pudo decir a los criados de la boda: Haced lo que Él os diga...

· Después, comprometerse con todo lo que tenemos y lo que somos, sin tener miedo a hacer el ridículo. María dijo a los sirvientes de la boda: «Haced lo que Él os diga». Y Jesús manda: «Llenad de agua esas tinajas.» María nos da la fuerza para obedecer a la Palabra que resuena en el fondo de nosotros; María nos permite discernir que es una Palabra de Vida eterna. ¿A quién iremos? Así, Bernardita, en la Gruta, se adentra en el barro y excava hasta que brota un manantial «para los pecadores». Se abre entonces un camino de gracia... Acepta servir.

Jesús puede responder a la espera de María porque se ha dejado llevar por su camino de confianza. Ella es la primera discípula de Jesús. Como el Hijo confía en el Padre de quien recibe todo, María se adhiere totalmente al compromiso de Jesús, que ha venido para hacer la voluntad del Padre; se ha hecho siervo de sus hermanos. «Les he dado ejemplo, para que lo que yo he hecho con ustedes, ustedes también lo hagan» (Jn 13, 15)

- Y compartir lo que has recibido: es el único medio de conservarlo. «Sáquenlo ahora, les dice, y llévenlo al mayordomo.» Tú vas a dar a probar a los invitados el vino y la alegría de la boda. Ya se encuentran integrados en la luz de la Alianza, en la luz de la Vida. La boda es el símbolo, la expresión verdadera de la unión de Dios con su pueblo, realizada en Jesús, verdadero hombre, Hijo de Dios. María nos hace entrar en la acogida y la alabanza de la creación que acoge el amor de su Dios. «¡Alabado seas Tú, mi Señor!... ¡Tú me das el vino de bodas y abres mi corazón a la alegría!» María, en la Gruta, el 25 de marzo, desvela por fin su nombre: «Yo soy la Inmaculada Concepción». Soy la criatura que no pone resistencia alguna al deseo de Dios, dejo que su Palabra penetre y se haga carne en mí: «He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu Palabra.» Bernardita a su vez se hace portavoz, portaluz, es enviada a los sacerdotes para que se construya una capilla, ese lugar donde se ofrecerá el pan de la Palabra y el Pan de la Vida. Tú también estás invitado a responder: «¡Aquí estoy, envíame!»

El Papa se dirige a los jóvenes en vistas al próximo Sínodo: Me vienen a la memoria las palabras que Dios dirigió a Abrán: «Sal de tu tierra, de tu patria y de la casa de tu padre hacia la tierra que te mostraré» (Gen 12,1). Estas palabras están dirigidas hoy también a ustedes: son las palabras de un Padre que invita a “salir” para lanzarse hacia un futuro no conocido pero prometedor de seguras realizaciones, a cuyo encuentro Él mismo los acompaña. Les invito a escuchar la voz de Dios que resuena en el corazón de cada uno a través del soplo vital del Espíritu Santo.

En Cracovia, durante la apertura de la última Jornada Mundial de la Juventud, les pregunté varias veces: «Las cosas, ¿se pueden cambiar?». Y ustedes exclamaron juntos con gran voz “¡sí!”. Esa es una respuesta que nace de un corazón joven que no soporta la injusticia y no puede doblegarse a la cultura del descarte, ni ceder ante la globalización de la indiferencia. ¡Escuchen ese grito que surge de lo más profundo! También, cuando adviertan, como el profeta Jeremías, la inexperiencia propia de la edad joven, Dios los estimula a ir donde Él los envía: «No les tengas miedo, que contigo yo estoy para librarte» (Jer 1,8).

Un mundo mejor se construye también gracias a ustedes, que siempre desean cambiar y ser generosos. No tengan miedo de escuchar al Espíritu que les sugiere opciones audaces, no pierdan tiempo cuando la conciencia les pida arriesgar para seguir al Maestro. También la Iglesia desea ponerse a la escucha de la voz, de la sensibilidad, de la fe de cada uno; así como también de las dudas y críticas. Hagan sentir a todos el grito de ustedes, déjenlo resonar en las comunidades y háganlo llegar a los pastores...

Los proteja María de Nazaret, una joven como ustedes a quien Dios ha dirigido su mirada amorosa, para que los tome de la mano y los guíe a la alegría de un ¡heme aquí! pleno y generoso... El Papa se dirige a cada uno de nosotros: a los jóvenes y a los niños, a los catequistas, capellanes, profesores, y a aquellos que transmiten el Evangelio y quieren que sea, no una serie de palabras seguidas sin sentido, sino la Palabra hecha carne. Concierne en particular a los periodistas, sobre todo en los medios de comunicación visitados por los jóvenes: ¿pueden encontrar allí un verdadero alimento para el camino de la vida.

Como María y Bernardita, ¿no estamos invitados todos en primer lugar al silencio de la escucha? Entonces quizá los más jóvenes, los más pobres, los más débiles, los Bernardita de hoy, se presentarían a nosotros como privilegiados que comparten lo esencial invisible a simple vista, lo que se ve solo con el corazón...

Multitud en Lourdes

EN CAMINO CON MIS HERMANOS:

¿Cómo recibo yo la llamada incesante del Papa a moverme, a salir? Solo transmite la llamada que Dios envía a Abrahám, la llamada que Dios dirige a su pueblo para que deje la esclavitud en Egipto y se ponga en camino hacia una tierra nueva... Es también la llamada de María a Bernardita: ¿Quiere hacerme el favor de venir? ¿Cuál es para mí hoy la promesa de Dios? ¿Hacia qué mundo me llama?

Hay tinajas vacías que hay que llenar, hay barro espeso que hay que escavar, corazones de piedra que convertir en corazones de carne... ¿Qué opciones se me proponen? ¿Qué camino tengo que realizar, mi medio de vida, mi Iglesia y el mundo en el que vivo?

¿Qué palabra tengo que transmitir? ¿Qué me ha sido confiado para transmitir a los «sacerdotes», los responsables, para aquellos que hoy están encargados de guiar a sus hermanos, sus conciudadanos? ¿Cómo tomar parte en el anuncio del Evangelio y de la construcción de la «capilla», de la Iglesia? ¿Cómo ocupar mi lugar entre los pobres, los pequeños, los que sufren, las Bernarditas de hoy, a quienes les ha sido confiada la Buena Noticia de Jesús?

Lourdes, Febrero de 2018

Fuente: Santuario de Lourdes Francia.

<< El Mensaje de Lourdes <<

Información General | Mapa del Sitio | Condiciones de Uso | Salir a Portada